El cristo san damián y san francisco de asís..pdf

El cristo san damián y san francisco de asís.

Contreras Molina, Francisco

Sinopsis: El Cristo de San Damián constituye una preciosa joya de arte y obra de  profunda teología. Pero esta maravilla no ha sido aún descubierta ni gustada, tal como nos invita el salmo: «Gustad y ved qué bueno es el Señor». Para hacer conocer las insondables riquezas del Señor se escribe este libro, que constituye un trabajo de seria investigación, de larga maduración y de contemplación de un creyente-poeta. Este Crucifijo de San Damián es único porque representa el misterio pascual  completo de Cristo: a la vez muerto, resucitado, su-biendo a los cielos y derramando el Espíritu Santo. También ilumina el misterio de la Iglesia, tal como se aprecia en los personajes con-gregados a la sombra de un Cristo d la frater-nidad. El autor se sirve de los escritos de San Juan como clave hermenéutica fundamental para explicar  el Crucifijo. Acude, sobre todo, a su mejor intérprete: Francisco de Asís. Su vida entera y fecunda obra sólo se entienden desde el Crucifijo que le habló: «Francisco, repara mi casa que, como ves, esta  en ruinas».

Poco después, en la primavera de 1206, tuvo San Francisco su primera visión. En el pequeño templo de San Damián, medio abandonado y destruido, oyó ante una imagen románica de Cristo una voz que le hablaba en el silencio de su muda y amorosa contemplación: "Ve, Francisco, repara mi iglesia. Ya lo ves: está hecha una ruina".

4.55 MB Tamaño del archivo
9788479148256 ISBN
El cristo san damián y san francisco de asís..pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.beamstart.news o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

A los pies de Cristo. En el pie de la cruz, a la derecha, hay dos personajes: Pedro, con una llave, y Pablo. Debía haber otros. El tiempo los ha borrado. Eran, quizá, santos del Antiguo Testamento, o san Damián, patrono de esta iglesita, tal vez también san Rufino, patrono de la catedral de Asís.

avatar
Mattio Mazios

SAN FRANCISCO vio la figura de Cristo crucificado revivir y decirle: «Francisco, ¿no ves que mi casa se está derrumbando? Ve, entonces, y restaurala». Después san Francisco emprendió la reparación de San Damián, aunque con el tiempo pasó a entender que el mensaje divino se refería a la restauración de la Iglesia en su conjunto más que literalmente la reparación de iglesias como la ... San Damián es un pequeño templo, entre el llano y la ciudad. Francisco lo reconstruye, hace el trabajo con sus manos y compra los materiales con el dinero de su padre»(4). El acontecimiento de San Damián marca un antes y un después en la vida del futuro santo. La voz que había sentido en la guerra ahora se materializaba en la voz del Cristo.

avatar
Noe Schulzzo

18 Jun 2016 ... La milagrosa Cruz de San Damián fue el principio de la conversión de San Francisco de Asís, de un joven superficial y mundano, en el Santo ... EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN Y SAN FRANCISCO DE ASÍS. Relato de Celano (2 Cel 10) Ya cambiado perfectamente en su corazón, a punto de cambiar también en su cuerpo, anda Francisco un día cerca de la iglesia de San Damián, que estaba casi derruida y abandonada de todos.

avatar
Jason Statham

Escuchó al Señor Jesús que le dijo: "reconstruye mi Iglesia" ... Hoy el milagroso crucifijo se encuentra en la básilica de Santa Clara en Asís. En San Damiano San Francisco escribió el "Cantico delle Creature" (Cántico de las Criaturas).

avatar
Jessica Kolhmann

Pedro de Cattaneo, canónigo de la catedral de Asís, pidió también a Francisco que le admitiese como discípulo y el santo les "concedió el hábito" a los dos juntos, el 16 de abril de 1209. El tercer compañero de San Francisco fue el hermano Gil, famoso por su gran sencillez y sabiduría espiritual. De una u otra manera, todos conocemos —en distintas medidas— la vida de san Francisco de Asís. Su ternura con los animales, su dedicación con los pobres, el Cristo de San Damián, la Plegaria Simple, incluso la Laudato si’ del papa Francisco. Muchas cosas se nos vienen a la mente como imaginario franciscano. Lo que sigue a continuación